Alguna vez ha entrado al galpón en donde tiene a sus cerdas y pensó que se sentía como en un día de verano en una apacible playa, sólo para darse cuenta que tanto el calentador como los ventiladores estaban funcionando a toda potencia? A pesar que puede ser cómodo; por supuesto, no es del todo eficiente o económico. 

Los animales que se albergan dentro de un galpón producen calor, humedad y gas. El calor de estos animales es el resultado del metabolismo y mientras más crecen, más calor producen. La humedad viene no sólo de la respiración de los cerdos, sino que también de los derrames del agua potable y la evaporación de la orina y el estiércol. El gas se desarrolla del estiércol que se almacena. 

La ventilación es necesaria para retirar el exceso de calor, humedad y gas que se acumula en el galpón. La primavera es una de las temporadas más desafiantes para manejar los edificios en el sentido de mantener a los cerdos lo suficientemente calientes en la noche y confortablemente bien ventilados durante el día.

No importa su tamaño, durante las fluctuaciones climáticas en tiempo de la primavera, se necesita mantener a los cerdos secos y fuera de las corrientes de aire. El clima estacional impredecible puede cambiar rápidamente, lo que significa que tiene que mantener una supervisión especial en los controladores de ajuste de la ventilación para asegurar las velocidades de ventilación adecuadas para quitar la humedad, el gas y el polvo del ambiente interior. Usted necesitará mantener configurados los termostatos del calentador para complementar el cuarto o galpón con calor, si bajara la temperatura exterior.

Las dos tablas adjuntas muestran los índices de ventilación y las temperaturas recomendados para los cerdos de acuerdo con su tamaño. La revisión de estas tablas cuando esté configurando los controladores en un galpón de cerdos podrá ayudarle a secar y refrescar o calentar el ambiente de una forma más eficiente.

Los hábitos de mantenimiento del galpón cuidadosos pueden maximizar los efectos de su cuidadosa configuración del controlador. A continuación, le presentamos lo que usted necesita hacer lo antes posible.

  • Repare todas las tetillas de los bebederos que estén goteando y los ductos de agua para reducir la humedad del galpón. 
  • Limpie el estiércol y los orines para reducir además la humedad y el amoníaco en el área. 
  • Quite todo el polvo del equipo de ventilación, controladores, ventiladores y entradas de aire.  Limpie las aspas y cubiertas del ventilador y revise los motores del ventilador regularmente para asegurar un funcionamiento confiable. Para reducir el polvo en el galpón, limite el manejo del alimento así como el molestar a los cerdos.
  • Ajuste las aberturas de la entrada de aire al índice mínimo de ventilación para evitar que entre un exceso de aire frío al galpón. Observe si las entradas no están obstruidas con polvo, nieve o materiales del galpón que roedores hubieran podido desencajar. 
  • Revise y déle servicio regularmente a los calentadores, limpie cualquier depósito de polvo que haya. 
  • A medida que el galpón se hace viejo, la corrosión por el polvo, la humedad o el amoníaco puede dañar las unidades de control. Si cree que las configuraciones o el desempeño son inexactos, haga una doble revisión del mismo y reemplácelo si fuera necesario.

El lenguaje corporal de los cerdos también puede indicarle a usted si el galpón o cuarto está correctamente ventilado. Cerdos temblorosos o apilados son una señal de que debe revisar si hay corrientes de aire, humedad en el suelo o fallas en una o más partes del sistema de ventilación. Los estudios muestran que los cerdos que deben mantenerse a sí mismos calientes consumirán más alimento, pero producirán una ganancia diaria promedio inferior. 

Establezca las velocidades y temperatura del ventilador del cuarto de acuerdo con el tamaño del cerdo y déjelo solo. Un estudio de caso que involucraba una unidad de inseminación que buscaba identificar la fuente del exceso de uso de propano rastreó cambios de temperatura dentro y fuera del galpón. Un aumento repentino en septiembre de la temperatura establecida puso sobre aviso al investigador indicándole que el administrador del galpón estaba ajustando las configuraciones de la temperatura para su comodidad después de entrar de las congelantes temperaturas exteriores. Las cerdas están acostumbradas a temperaturas medianamente estables y es importante asegurarse de no cambiar drásticamente su ambiente.

La temperatura señala el inicio de un clima más caliente y de costos más bajos por energía para su operación de cerdas. Haga el cambio estacional lo menos notorio posible para sus cerdas al supervisar cuidadosamente sus ajustes de calor y ventilación.