Los procedimientos para la detección del Estro son relativamente simples y directos. Pero, las realidades diarias como lo son el manejo de los empleados, las instalaciones y los animales, pueden impactar su éxito.  

Mientras que los síntomas del estro varían entre hembras, la respuesta a presión sobre el lomo en la presencia de un berraco ayuda a obtener una respuesta identificable. Esto es especialmente cierto para hembras que previamente no se hubieran quedado paradas rígidamente en la presencia de un berraco, pero que ahora se “congelan” frente a dicho estimulo y se quedan calladas.

Es más difícil lidiar con las cerdas jóvenes que con las cerdas adultas. Con las cerdas jóvenes, el objetivo es eliminar el miedo a los procedimientos de detección, maximizar la rutina diaria, proveer un estimulo poderoso y obtener comportamientos relacionados al estro. El fracaso en la detección del estro es común, pero identificar el celo falsamente también ocurre debido los síntomas del celo como la hinchazón de la vulva que son usados como indicadores.

En las cerdas adultas, celos falsos y los que se nos escaparon también ocurren, pero las causas pueden ser muy distintas. Las cerdas adultas son más calmadas y menos propensas al miedo a los humanos, lo cual hace importante el estimular adecuadamente a la hembra a la intensidad correcta.   Sin embargo, el hecho de que las cerdas adultas son comúnmente resguardadas en cubículos crea un reto.  Los técnicos deben aplicar físicamente el estimulo aun si esto significa meterse al cubículo con la cerda; muchos prefieren no hacer esto por el tiempo y esfuerzo requerido.          

Las situaciones de trabajo difieren entre granjas de cerdos, y diferentes sistemas van a tener diferentes requerimientos para el numero de personas necesarias para controlar el berraco durante su exposición y para proveer presión al lomo de las hembras. En algunas granjas una persona puede que sea suficiente mientras que en otras tal vez se necesiten dos a tres personas.  Frecuentemente, falta de trabajadores, emergencias u otras circunstancias reducen el personal asignado a este trabajo, lo cual puede reducir el éxito de la labor.

Los técnicos deben saber que la mejor forma para detectar los estros es por medio de físicamente aplicar presión al lomo de las cerdas y notar si el animal se queda parado rígidamente o no. Otros signos no son indicadores validos del estro. Por ejemplo, no todos los animales muestran la misma respuesta rígida a la presencia física o al lado de la cerca de un berraco, sin otro estimulo como el de sobar o aplicar presión al lomo de la cerda.  

Los técnicos deberían de colocar el berraco cerca de la cabeza de la cerda adulta o joven por dos minutos o hasta que el animal este rígida, lo que se presente primero. El largo de la exposición es importante porque debe de haber tiempo para reaccionar al estimulo visual, del olfato, de sonido y tacto que el berraco y el trabajador están proveyendo. 

Las condiciones de vivienda de los animales (cubículos o corrales), el numero de animales por corral, la proporción de berraco a hembras, la luz y sonido, velocidad del aire y temperatura, hora del día y el método de exposición del berraco pueden mejorar o reducir la efectividad de la detección.  Una monta excesiva en situaciones con corrales puede alterar la exactitud de detección. Las cerdas jóvenes pueden ser mas difíciles de detectar en celo en cubículos porque ellas puede que requieran un estimulo mas intenso del berraco.  El número de hembras en un corral necesita un tiempo adecuado de contacto con el berraco. 

Desde que la vista, el sonido, y el olor del berraco son estímulos poderosos, los factores como luz baja, galeras con mucho ruido, alta velocidad del viento o niveles altos de gas pueden limitar la exposición. Evite la detección de celos durante los periodos mas calientes del día, o tarde en el día o después que los animales están cansados después de ser movidos.  Lo mejor es temprano y hasta la media mañana.  

La exposición física del berraco, o que este del otro lado de la cerca, puede funcionar bien. La exposición del otro lado de la cerca debería ocurrir por medio de mover el berraco por una fila, un cubículo o corral a la vez. Después de uno o dos minutos un técnico debería de sobar los lados del animal y aplicar presión al lomo.  Un método mas poderoso puede ser el mover las hembras a un corral o pasillo al lado del corral donde esta el berraco o dentro del su mismo corral. Otra opción de vivienda en los corrales es el de caminar las hembras junto con el berraco y notar la respuesta. Pero recuerde, el berraco no detecta hembras en celo tanto como las que están en celo buscan al berraco. También, algunos berracos usados para detección del celo no muestran libidos fuertes, y puede que no prueben a estimular a las hembras con sobado físico o monta, lo que hace más importante que los técnicos provean estimulo. 

La habilidad de las hembras para expresar el celo puede ser influida por la exposición no intencional del berraco, berracos que viven muy cerca, así como el intervalo desde la última exposición. Esto es conocido como un periodo refractorio – el periodo cuando una hembra no se queda parada frente a un berraco aun cuando ella esta en celo.  Hembras en celo no se quedan paradas continuamente pero se quedaran paradas por 15 a 30 minutos en la presencia de un berraco; después de eso ella se va a rehusar a quedarse parada por un periodo de tiempo.    

Entonces, al recordar las técnicas básicas de la detección del celo y reconociendo las dificultades, usted puede eliminar los errores y enfocarse en los éxitos.