Debido a que yo reviso los registros de productividad, siempre me sorprendo de la amplia diversidad de razones y niveles para la selección de las cerdas. Es más, esto ocurre cuando los genotipos, los sistemas de albergue y los programas de nutrición dentro de un hato son similares. Realmente sugiere que las diferencias en la selección están asociadas más con las personas que trabajan en la granja que las cerdas que viven en ella.

Existen dos razones básicas para retirar a una cerda de un hato. La primera razón es reemplazar a la cerda por un animal más productivo. La segunda razón es retirar a la cerda por su propio beneficio, usualmente en respuesta al dolor o problemas de salud; esto es usualmente evidente y no es una decisión económica.

La primera razón necesita de cierto un análisis adicional, así que echemos un vistazo a la misma.

Cuando se selecciona a una cerda en base a su historial productivo pasado, se asume que podemos evaluar con exactitud su productividad futura. También asume que cuando se selecciona a una cerda por razones de productividad, ésta se reemplaza inmediatamente por un animal más productivo. Si usted selecciona a una cerda por razones de productividad, pero no la reemplaza, su número cerdos por cerda por año podrá verse bien, pero raramente tiene un sentido económico. Por supuesto, esto es debido a que las cerdas con una productividad aún menor pueden funcionar mejor en un espacio que haya dejado vacío una cerda. 

Por lo tanto, el factor más grande al retirar a una cerda es si existe un reemplazo disponible; si es así, entonces podemos comenzar con un análisis más complejo.

La pregunta simple ha sido si, ¿podemos predecir exactamente el futuro rendimiento de una cerda? En nuestra evaluación existen tres características que necesitan evaluarse para predecir el rendimiento futuro.

  • El historial productivo pasado de la cerda.
  • El historial productivo pasado de las otras cerdas en el hato.
  • Las características físicas de la cerda, incluyendo defectos, edad y estructura.

Muchos productores observan el valor proyectado del historial productivo pasado de la cerda. Por ejemplo, que regrese la ovulación podría predecir que si la cerda es inseminada de nuevo, va a tener más posibilidades que vuelva a estar en ovulación de nuevo. Ésta podría ser una razón para seleccionar a una cerda, pero la exactitud de esa predicción depende del resto de la productividad de la cerda.

Por ejemplo, una cerda en un hato con un 70 por ciento de índice de reproducción, tendría que tener mas flexibilidad que una cerda en un hato con un índice de reproducción del 90 por ciento. Sin embargo, frecuentemente encontramos más la selección relacionada con una mala productividad en un hato de baja productividad y se culpa más a las personas que a las cerdas. Es difícil encontrar un hato que haya seleccionado exitosamente su camino para la alta productividad.

Otra forma de describir el problema de selección en un hato de baja productividad es considerar el concepto de la variación. Un hato con un índice bajo de reproducción debería verse como un hato variable, lo que significa que es difícil predecir la forma en que un animal específico va a desempeñarse porque no hay mucha variación de rendimiento en el tiempo entre todas las cerdas. Esto hace que las decisiones sobre las cerdas, individualmente hablando, sean muy inexactas.

Los mejores indicadores del futuro rendimiento aparentemente son la edad y la apariencia física de la cerda ˆ es mejor en realidad ver a la cerda. Defectos ˆ incluso en niveles menores ˆ parecen incrementar la posibilidad de que la cerda tenga una productividad baja, y es un mejor indicador que el del historial productivo pasado de la cerda. La estructura del cuerpo aparentemente también es útil al evaluar la contribución del animal para el hato.

Finalmente, la paridad de la cerda, especialmente cuando no se distingue con prácticas de crianza cruzada, pueden predecir muy exactamente la calidad de la prole. 

Estos últimos factores son muy difíciles de supervisar y necesitarán que se mantenga un registro detallado para validar sus efectos en un hato.

A veces difícil imaginar el mecanismo por medio del cual continuará la productividad pasada de una cerda en el futuro, a menos que exista algo físicamente mal con la cerda. Por el contrario, debería ser fácil imaginar que un animal físicamente en peligro pudiera tener problemas en el futuro. Si usted sólo ve los registros, a veces empañará ese punto final.

John Deen puede contactarse por medio de correo electrónico a deenx003@umn.edu.