Las cerdas modernas son más jóvenes y se ponen más delgadas luego del apareamiento y tienen menos apetito que en el pasado. Por lo tanto, las estrategias de alimentación deberían estar enfocadas a minimizar la pérdida de peso corporal y a mantener una condición corporal de la cerda para asegurar la longevidad en el hato de inseminación. Estas estrategias pueden cumplirse al establecer lo siguiente:

  • Programas de alimentación para el desarrollo de la hembra joven
  • Control del consumo de alimento durante la gestación
  • Optimizar el consumo de alimento durante la lactancia
  • Optimizar el consumo de alimento durante el intervalo desde el destete hasta la ovulación.

El éxito de una cerda en el hato de inseminación depende de esas estrategias, teniendo las necesidades de nutrientes en la lactancia de la cerda como la más significativa. El objetivo de una cerda lactante es producir un alto número de lechones saludables durante su vida reproductiva a un costo mínimo. Por lo tanto, una estrategia de alimentación por lactancia necesita:

  • Optimizar la producción de leche
  • Evitar la falla reproductiva

Los requerimientos de energía en la cerda que está lactando dependen del tamaño de la camada, el crecimiento del lechón y de la paridad de la cerda. Cuando el consumo de una cerda en época de lactancia es bajo para llenar sus requerimientos de mantenimiento y producción de leche, esto moviliza las reservas del cuerpo. Mientras más grande sea el tamaño de la camada, más alta sea la ganancia de peso de la misma y más grande sea la paridad de la cerda; más alto será el requerimiento de alimentación. Sin embargo, debido a la capacidad restringida de consumo, muchas cerdas en época de lactancia no llenan sus requerimientos nutricionales, o los de los lechones, lo que significa que la cerda moviliza tejidos corporales. Una pérdida excesiva de peso corporal de la cerda da como resultado un intervalo prolongado de destete a la ovulación y un tamaño reducido posterior de la camada.

Niveles de baja alimentación, baja energía y baja proteína durante la lactancia ocasionan un intervalo prolongado del destete al siguiente apareamiento, especialmente en las cerdas de la primera camada. Esas cerdas con una pérdida de peso de más del 7.5 por ciento y más del 12.5 por ciento durante la lactancia mostraron un intervalo prolongado desde el destete a la ovulación. (Consulte la tabla). En hembras de segunda paridad, el efecto fue menos pronunciado. Para las cerdas en paridad tres o más, la pérdida de peso en la lactancia tuvo una influencia aún menor.

Un retraso en la ovulación luego del destete podría resultar en un rendimiento reproductivo
pobre. La investigación muestra que las cerdas que fueron inseminadas cinco días luego del destete tuvieron más lechones que nacieron vivos y una tasa más alta al parir luego de la primera inseminación que las cerdas que fueron inseminadas entre los días 9 y 12 luego del destete.

Sin embargo, cuando una cerda moviliza tejidos corporales durante la lactancia, el tamaño posterior del tamaño de la camada es debido a los efectos de la tasa de supervivencia embrionaria contra el índice en la ovulación. (Consulte la tabla).

Así que aquí le presentamos algunas ideas para estimular la ingesta de alimentación por lactancia:

  • Está bien establecido que incrementar  el consumo de alimentación durante la lactancia reduce el consumo voluntario durante a lactancia. Dependiendo de la condición corporal de la hembra madura o cerda al momento de la inseminación, aliménteles con 3.5 a 4.5 libras de alimento (13.5  MJ ME/kg) 30 días después de la inseminación e increméntelo en 1 libra cada 30 días de allí en adelante. Por lo tanto, una hembra madura o cerda inseminada que consume 3.5 libras de alimentos, 30 días después de la inseminación estará comiendo 5.5 libras antes de entrar al hato de partos.
  • Cuando la temperatura del hato de partos excede los 60.8 °F, el consumo se reduce. El consumo voluntario se reduce en 0.28 libras por cada 1 °F que se incrementa la temperatura ambiente. Si la temperatura del hato de partos es de 70 °F, el consumo voluntario de la cerda que está en época de lactancia se reduce en aproximadamente 2.8 libras al día.
  • El índice de flujo de agua debería ser de 35 segundos por pinta y una cerda en época de lactancia debería consumir de 2.5 a 7 galones al día.
  • Asegure un rápido incremento en la alimentación luego de que haya parido la cerda sin ninguna reducción en la alimentación durante la lactancia.

Recuerde, los requerimientos de nutrientes en una cerda en época de lactancia son muy altos, y si se reducen, la cerda utilizará las reservas corporales para acomodar el mantenimiento
la producción de leche. La pérdida excesiva de reservas corporales perjudicará el intervalo de destete a ovulación y el posterior tamaño de la camada. Adopte estrategias de alimentación para minimizar la pérdida de tejido corporal y asegurar la longevidad de sus cerdas.


La perdida de peso corporal impacta el retorno de la ovulacion

He aqui un vistazo al efecto de la perdida de peso corporal durante la lactancia (de acuerdo al porcentaje de peso corporal luego del parto) en el intervalo del destete a la ovulacion.


El indice de alimentacion influencia la supervivencia embrionaria

Los niveles bajos de alimentacion durante la lactancia podrian tener efectos negativos en la supervivencia embrionaria y esto podria influenciar el tamano posterior de la camada.