Si el agua se ve limpia, generalmente se considera segura. Sin embargo, las encuestas de la calidad del agua muestran que aun el agua que se ve limpia puede contener algunas sustancias perjudiciales. La pregunta es, ¿en que punto se vuelve una preocupación para los cerdos?  

La respuesta no es simple. Los factores que pueden influenciar la calidad del agua incluyen: pH, salinidad, nitratos y nitritos, químicos tóxicos inorgánicos, toxinas orgánicas y contaminación microbial.

El pH es una medida de la acidez o alcalinidad del agua. Mientras que un pH bajo (2) representaría una acidez extremadamente alta, un pH alto (12) indicaría una alcalinidad alta. El agua que se les provee a los cerdos debería tener un pH en un rango de 6 a 8. El nivel de pH puede afectar los antibióticos solubles en agua y la clorinacion. Entre mas alto el pH, menos efectiva será la clorinacion como un agente para el control de la bacteria. Perjudicial

La dureza del agua es causada por sales minerales de calcio y magnesio. Su concentración se reporta en concentración de carbonato de calcio en gramos por galón o miligramos por litro, lo cual es lo mismo que partes por millón. La dureza del agua se considera “promedio” a menos de 120 ppm, y cualquier nivel mas alto que eso se considera agua dura. Niveles bajos de estronio, hierro, aluminio, zinc y sales de magnesio no son perjudiciales para la salud de los cerdos, pues los cerdos pueden tolerar y usan estos minerales. Las concentraciones de estas sales son raramente muy altas para ser toleradas. Sin embargo, niveles de calcio muy altos en el agua puede que requieran niveles más altos de fósforo en la dieta para evitar un desbalance de calcio a fósforo.

Las concentraciones de todos los constituyentes disueltos en el agua se llaman sólidos disueltos totales. La salinidad comúnmente involucra calcio, magnesio y sodio en la forma de bicarbonato, cloruro o sulfato.  El agua que contiene menos de 5,000 ppm de sulfato y 6,000 ppm sólidos disueltos totales puede causar diarrea temporalmente en cerdos y aumentar el consumo diario de agua. Sin embargo, la salud y el rendimiento no son afectados en su mayoría.

Los sulfatos más altos que 1,000 mg por litro de agua puede que causen una diarrea moderada a severa en cerdos, siendo los cerditos acabados de destetar los más susceptibles. Investigadores Canadienses han encontrado que niveles altos de sulfato en el agua para beber pueden alterar la flora del intestino delgado. Esto puede actuar como un componente estresante cuando los patógenos intestinales o irritantes son encontrados, resultando en bajas en el rendimiento.  

Mucha de la investigación para evaluar los efectos del sulfato y nitrato en el rendimiento de los cerdos ha involucrado agua de la llave (para consumo humano) con sales agregadas. Puede que esto no simule adecuadamente las condiciones del agua en la finca, desde que el agua generalmente contiene una mezcla de sustancias, las cuales pueden tener un efecto perjudicial en el rendimiento de los cerdos.

Los nitratos están ampliamente dispersados en nuestro ambiente y pueden causar problemas con la salud cuando cantidades significativas están presentes en el agua para tomar. Mientras que los cerdos pueden tolerar fácilmente los niveles de nitratos que se encuentran comúnmente en el agua para tomar, el nitrito (nitrato en una forma reducida) se absorbe fácilmente y puede ser toxico. A niveles tóxicos, el nitrito oxida el hierro en la hemoglobina de la sangre y reduce la capacidad de la sangre para acarrear oxigeno. Para los cerdos, una conversión bacterial del nitrate debe ocurrir para que la forma del nitrito este presente en cantidades significativas.  

La calidad sanitaria general puede ser determinada a través de un examen bacterial. Los resultados se reportan como un número de coliformes por 100 ml de agua. La presencia de coliformes en una muestra de agua indica que hay contaminación orgánica. Esto ocurre frecuentemente en la cabeza del pozo debido a residuos que se filtran de lotes de engorda u otras áreas animales. La contaminación bacterial debe de ser menos de 100 coliformes por 100 ml para cerdos adultos, y 1 coliformes por 100 ml para cerdos jóvenes.

La contaminación bacterial del agua es generalmente asociada con otros tipos de contaminación como los nitratos, material orgánica disuelta o sedimento. Pozos más viejos no están construidos adecuadamente, puede que la tapa del pozo no esta sellada, puede que haya fugas en las abrazaderas o puede que sea un pozo de un estilo viejo. Los pozos que están localizados cerca de una depresión, canal de drenaje, planicies para inundaciones, lotes de engorda, tanques sépticos o campos a donde se drenan los tanques sépticos, son susceptible a contaminación, y puede variar con las cantidades de lluvia que caigan. 

El agua también puede mantener y regar enfermedades patogénicas como la Leptospira, Salmonella y parásitos de Coccidia. Si existe alguna duda, hay análisis que pueden ayudar a aislar estos organismos para determinar si hay alguna relación entre la contaminación del agua y la salud animal.

Entonces, solo ver el agua no garantiza todo cuando se refiere a asegurar una presentación de agua de calidad.