U no de los retos que los gerentes encuentran es el mantener a los empleados involucrados completamente y comprometidos para desempeñar a un nivel alto en sus trabajos. Al principio, cada persona trae consigo misma un cierto nivel de energía que ellos devotan a un trabajo, pero si la gerencia no saca esa energía, esa persona va a dirigirla a otro lado. 

Cuando un trabajador desvía su energía a otras causas diferentes a ser productivo en el trabajo se puede ilustrar con un concepto llamado la Espiral de Desesperación. Cuando una persona inicialmente entra en una nueva situación como cuando empieza un nuevo trabajo, el/ella brinda consigo un cierto nivel de emoción y deseo de ser exitoso. La persona es generalmente energética e involucrada en el proceso del trabajo. Los empleados están comprometidos a hacer que el trabajo se haga, ellos rápidamente muestran un sentido de querer pertenecer y querer contribuir.  Este nivel inicial de compromiso es cuando la gerencia necesita capitalizar completamente las habilidades de la persona.   

Si la gerencia falla en captar ese incremento en energía inicial, el trabajador puede empezar a sentirse desesperado. La persona se vuelve frustrada y confusa con lo que se espera de el/ella y porque la gerencia no ha reconocido que habilidades e intereses el/ella brinda al trabajo. La persona puede rápidamente sentirse olvidada, no apreciada, y sin poder. 

Cuando esto ocurre, el sentimiento de desesperación es reemplazado por un estado de apatía. Los empleados se vuelven indiferentes a lo que se espera de ellos o a las metas del negocio. Ellos se pueden alienar y desfasarse. Los trabajadores empiezan a jugar juegos contra-producentes, y frecuentemente va a haber un incremento en accidentes en el trabajo.  

La apatía muchas veces se convierte en enojo, y la productividad del trabajador realmente puede sufrir. Puede que la persona se sienta rechazada o que sienta que no vale nada mientras que al mismo tiempo crea que su supervisor o colegas del trabajo no lo aprecian lo suficiente. Los efectos eventualmente se derraman a otros y la gente empieza a enfrentar altos niveles de estrés y el lugar de trabajo en general se vuelve un lugar estresante. El resultado son altos niveles de rotación así como también altos niveles de ausentismo.  

La meta de un gerente es mantener a los empleados en esa etapa inicial de emoción y sentido de ser una parte valorada del equipo, para poder mantener a los empleados fuera de la Espiral de la Desesperación. Pero, generalmente las acciones de los gerentes para alcanzar esto van en contra de las tácticas tradicionales de la gerencia. En el acercamiento tradicional, la gerencia define el problema; la gerencia elige una solución; la gerencia les dice a los trabajadores que hacer o que cambiar; y luego se espera que los trabajadores implementen el programa de la gerencia para solucionar el problema.

Por el contrario, un acercamiento de inclusión seria más efectivo para mantener a los empleados motivados. En un acercamiento de inclusión, la gerencia y los trabajadores definen el problema, después de lo cual la gerencia y los trabajadores eligen la solución. Luego los trabajadores implementan el cambio que ellos ayudaron a definir y desarrollar. El punto detrás de este estilo de gerencia es que incluye a los empleados, quienes van a implementar el programa, desde el inicio en el proceso de determinar la solución. Muchas veces los trabajadores resultaran con una solución mejor que la de la gerencia. Mientras que la gerencia ultimadamente se mantiene responsable y en control, este proceso permite que ellos tomen ventaja de los trabajadores como un valor intelectual.  

Un acercamiento de inclusión de parte de la gerencia requiere un cambio en las estrategias de comunicación de arriba a abajo y de abajo a arriba. Debe de haber un cambio de la autoridad al empoderamiento. El gerente cambia de funcionar como controlador o el que decide, a ser facilitador. Desde luego, este no es un cambio fácil de hacer para muchos gerentes. Mientras que el trabajo de un gerente es sacarle lo máximo a los recursos a su disposición, “lo máximo” se refiere a ambos, efectividad y eficiencia. Los recursos, ya sean materiales o de personal, son ambos frecuentemente limitados en cantidad. Este estilo alternativo de gerencia ofrece una oportunidad para maximizar sus resultados. 

Por medio de abrir los canales de comunicación, uno es capaz de mantener la moral de la fuerza laboral y mantener empleados contribuyendo como en una sociedad de negocio. La calidad de la solución depende de la experiencia, conocimiento y perspectiva de ambos, la gerencia y los empleados.  

Implementación exitosa es una función de que los empleados tengan un mejor entendimiento de que tan importante es su papel en el proceso. Al final, esto lleva a un sentido de apropiarse del trabajo en lugar de meterse a la Espiral de la Desesperación.