Varios eventos recientes relacionados a nuestra industria han llevado el trato en porcinos mas a la luz del público en general. Los videos en el Internet o la televisión han expuesto un manejo y un cuidado porcino terribles, y la industria porcina y la sociedad vieron esto con disgusto.

A pesar de que esas imágenes representan una muy pequeña minoría de las unidades de producción porcina y de sus personas, presentan toda la producción porcina moderna en una forma negativa. Sin embargo, las personas al frente del cuidado de los cerdos pueden cambiar dichas percepciones.

Estas son las personas que inseminan y cuidan los partos de las cerdas, cuidan a los cerdos de crianza, operan los galpones de cerdos adultos y en etapa de finalizacion, cargan a los cerdos que van al matadero, manejan a los cerdos a medida que se mueven al matadero y muchos otros trabajos. El mes pasado esta columna describió ideas para programas efectivos de cuidado y bienestar del cerdo en la granja, de los cuales el manejo de los cerdos es una parte muy importante.

Las prácticas de manejo adecuadas tienen efectos positivos en los cerdos. Investigadores australianos demostraron que el manejo desagradable impacta dramáticamente el rendimiento reproductivo. Esos investigadores criaron cerdas en desarrollo bajo tres regímenes de manejo:  Agradable (el humano acarició a la hembra en desarrollo al acercarse), Mínimo (a las hembras inmaduras se les ignoró durante las tareas diarias) y Rudo (el humano le dio a la hembra en desarrollo un choque eléctrico de un segundo al acercarse a ella). Luego del primer apareamiento, las hembras en desarrollo que fueron expuestas al manejo agradable tuvieron un índice de preñez del 88 por ciento, las hembras en desarrollo expuestas al manejo rudo tuvieron un índice del 33 por ciento. Obviamente, las hembras en desarrollo recordaban estas malas experiencias que impactaron la concepción.

Respuestas similares se han observado con cerdos adultos/listos para el mercado. El manejo agradable dio como resultado una mejora del 12 por ciento en una ganancia diaria y un 6 por ciento de una eficiencia de mejor alimentación en comparación con los cerdos que se les manejó de forma ruda. El manejo inconsistente (una sesión de manejo rudo por cada 5 sesiones de manejo agradable) fue tan perjudicial al crecimiento como el manejo rudo continuo. 

Por lo tanto, el manejo agradable y suave aplicado consistentemente de parte de todos los trabajadores en una granja puede promover un rendimiento óptimo del cerdo. También tendrá remuneracion cuando se estén cargando a los cerdos para el mercado. Ciertamente, un manejo mas callado de bajo estres durante la carga y el transporte reduce la cantidad de animales que tengan la canal magullada y los cerdos expuestos al manejo agradable a lo largo de sus vidas se subirán al transporte con menos estres. Un bajo estres durante la carga e inmediatamente antes del matadero minimizará los problemas de calidad como lo son la carne pálida, carne blanda y exudada y carne oscura, firme y seca. Ambos sacrifican la apariencia y el valor de los productos porcinos.

Diversas prácticas pueden ayudar a movilizar a los cerdos y reducir el estrés en las personas y los cerdos. A continuación le presentamos algunas que valdría la pena adoptar:

  • Actitud positiva: Mantenga una actitud positiva frente al trabajo con cerdos y piense que los cerdos sienten dolor y angustia y tienen una memoria a largo plazo.  
  • Sea paciente: Frecuentemente moverse más despacio hace que pueda realizar el trabajo más rápidamente. Los movimientos lentos, a paso seguro y callados de las personas encargadas de los cerdos reducirán la posibilidad de que los cerdos se asusten y entren en pánico.
  • Utilice equipo adecuado: Utilice paletas para arrear animales, matracas, banderas y lonas para mover a los cerdos en lugar de palos y shocks eléctricos. 
  • Instalaciones: Las instalaciones deben tener un mantenimiento adecuado para permitir un movimiento eficiente de los cerdos. Considere mejorar las instalaciones para un movimiento fácil de los cerdos. 
  • Iluminación: Mantenga una iluminación consistente a lo largo de los corredores, rampas de carga y camiones y observe que sea similar a la luz que hay en el espacio en que habitan los cerdos. Evite luces atenuadas y brillantes; ésta debería ser consistente para evitar sombras y resplandor.
  • Grupos pequeños: Mueva grupos pequeños de cerdos (de tres a seis animales) a la vez. La persona encargada de los cerdos que está arreando a los cerdos desde atrás debería tener la capacidad de llegar a los cerdos que llevan el liderazgo con una paleta para arrear o una bandera. Persuadir suavemente a un cerdo líder que se encabrita es más efectivo que intentar empujar a los cerdos que le siguen para que el grupo siga moviéndose.  
  • Elimine las distracciones: Mantenga un flujo de aire, tipo de piso, colores y diseño de la compuerta consistentes en los corredores y rampas de carga. Utilice particiones sólidas lo más cerca posible a la entrada de la rampa de carga para evitar que los cerdos se detengan a “comunicarse” con otros cerdos. Retire escobas, palas y otros objetos que puedan hacer que los cerdos se detengan e investiguen. 
  • Manejo consistente: Asegúrese que todas las personas encargadas de los cerdos utilicen prácticas de manejo positivas a lo largo de la vida del cerdo y hasta que se carguen para llevar al mercado. Los cerdos aprenderán a relajarse y tendrán más posibilidades de entrar a un ambiente nuevo como lo es un trailer para cerdos. 

Estas son sólo algunas sugerencias de manejo que han demostrado ser efectivas en las granjas comerciales. Cualquier persona que se dedique al manejo de cerdos, debería asistir a un programa de certificación de Control de calidad en el transporte. Éste pagará grandes dividendos en el movimiento mejorado de cerdos y una reducción en el estrés de los trabajadores.